Conócete a ti mismo antes de emprender un negocio

Muchas personas suele preguntarse en qué negocio es seguro apostar el poco capital que tiene. Y en realidad esa no es una respuesta que pueda encontrarse en otra persona. La respuesta está en cada uno de ustedes.

Para descubrir el tipo de negocio que nos convendría emprender, necesitamos reconocer y valorar aquellas virtudes que nos permitirán lidiar en un mundo de constante cambio. Una forma práctica de encontrar una oportunidad apropiada y que calce con nuestra esencia es hacer un test personal honesto, no para mostrarlo, sino para sacar algunas conclusiones sobre nosotros mismos.

Es probable que aquellas actividades que solemos tener como esparcimiento o aquellas otras que no valoramos pueden convertirse en puertas interesantísimas para desarrollarlas en una idea de negocio.

Toma nota:

  • Haz una lista de todas tus posibilidades, hasta las que consideres fuera de lo común.
  • Recuerda que si hay una actividad útil por hacer, siempre es posible recibir una remuneración por ella.
  • No intentes reinventar la rueda, los negocios ya existentes podrían ser los apropiados para ti.
  • La experiencia vale mucho, no desaproveches la oportunidad de adquirirla de forma gratuita o con un salario.
  • No sacrifiques la experiencia que te puede dar un futuro prometedor solo por un mejor salario.
  • Lo primordial de una actividad es el potencial de aprendizaje e independencia que tenga gracias a los conocimientos o herramientas que recibas del empleo.
  • El pensamiento positivo no es suficiente para empezar una actividad, pero el negativo es la garantía más confiable del fracaso.
  • Nunca te menosprecies ni sobrevalores a tus adversarios. Simplemente cree en ti mismo.