INVIERTE EN LO QUE TE PERMITA PRODUCIR MÁS

La mejor decisión cuando uno hace una inversión es que esta sea en Activos Buenos, vale decir en bienes físicos o inmateriales que van a permitir ampliar la capacidad de producción, por ejemplo, comprando una máquina más eficiente para reemplazar una obsoleta.

 Algunos activos buenos:

  • Terreno o inmueble (local propio) u obras civiles
  • Maquinaria
  • Equipo de oficina
  • Mobiliario
  • Equipos informáticos y de comunicaciones
  • Software para las computadoras

Se entiende que estas compras o activos seguirán siendo buenos si es que se les utiliza a la brevedad posible. Serán malos mientras no entren a producir o generar más recursos. De todo esto se colige que si una empresa desea invertir en activos necesitará dinero, es decir, financiamiento.

Una modalidad de financiamiento frecuente en una empresa es la del Capital de Trabajo. Nos referimos así a los recursos que necesita una empresa para seguir operando mientras cobra los productos que vende. Es común que una empresa facture a 30, 60 o 90 días; sin embargo, muchas veces va a tener que pagar al contado a sus proveedores. En ese caso puede la empresa hacer dos cosas:

 

  1. Cobrar la venta a 30, 60 o 90 días y recién entonces seguir produciendo.
  2. Tener disponible efectivo para producir continuamente mientras cobra la venta anterior.

En el primer caso la empresa solo podrá operar cada vez que se le pague, es decir, se obliga a parar. En el segundo, nunca dejará de producir, lo que le permitirá captar más clientes y generar más ganancias.

Formas de satisfacer un financiamiento

Hemos ubicado las necesidades o los espacios en los que es conveniente conseguir un financiamiento. Ahora toca saber de dónde podemos conseguirlo. Normalmente el financiamiento puede provenir de tres fuentes:

 

  1. Recursos que genera la empresa: Cuando una empresa es pequeña muchas veces no genera suficiente dinero como para financiar el 100% de sus inversiones. Limitarse a esta posibilidad podría demorar demasiado y con ello se perderían oportunidades.
  2. Capital adicional de los inversionistas: Las expectativas de retorno de los inversionistas o accionistas de una empresa, normalmente son mayores que las de los bancos.
  3. Endeudamiento frente a terceros: Familia, proveedores, sistema financiero. Es cierto eso de que es mejor trabajar con plata ajena, pero si dependes al 100% de terceros, éstos te cobrarán más intereses por el riesgo. Por ello es mejor trabajar con una mezcla de recursos propios y dinero de terceros.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *